¿Cómo llamar a las cosas que aún no tienen nombre?

Como-llamar-a-las-cosas-que-aun-no-tienen-nombre.jpg
Ponerle un nombre a una cosa es una de las tareas más difíciles que pueden tocarte en la vida. ¿Y si te equivocas? ¿Y si le llamas algo que no es? Un mal nombre te marca de por vida. Mi amigo “Segundo”, por ejemplo, nunca llegó a alcanzar verdadero éxito. Las cosas complicadas se ocultan a veces bajo el aspecto de algo fácil y ponerle un nombre a un producto es una de ellas.

Uno tiene la tentación de ponerle un nombre mucho mejor de lo que es y, desde hace ya mucho tiempo, las cosas están recibiendo nombres que no dejan claro qué significan. Lo llaman eufemismos cuando mentira también serviría. Es como si se perdiera algo importante en el traslado desde el producto hasta el nombre que lo denomina. Como en una mudanza que no deja de ser una excusa para que las cosas desaparezcan.

Por ejemplo, el seguro de salud lleva a pensar que asegura la salud, cuando lo que te asegura es el tratamiento médico cuando estás enfermo o el seguro de vida, no deja de ser un seguro de muerte. Se ha pasado de salud a enfermedad y de vivir a estar muerto.

Fuego amigo
Fuego que procede del propio bando.

Y hablando de muertos, ¿cómo puede alguien morir de fuego amigo? Hoy en día casi nada es seguro y eso incluye el significado de las palabras. Aunque pocas cosas son tan útiles como las palabras para transformar el mundo que nos rodea, su eficacia tiene un límite. Y ese límite normalmente llega cuando lo que intentan ocultar es algo terrible que te toca sufrir a ti. Porque aunque  te inviten a creer que cambiando el nombre a algo malo, ese algo desaparece, si estás a punto de morir, escuchar las palabras “pasar a mejor vida” no hacen el tránsito ni un poco más llevadero.

Por eso, cuando todo se derrumba a tu alrededor uno debería poder agarrarse a alguna cosa cierta como “adelanto de indemnización”, “subsidio por hospitalización” “seguro por desempleo” o “asistente personal por dependencia”.

El nombre no oculta la desgracia y reconforta saber para lo que sirve. Y es que en Pont Grup nombramos nuestras coberturas de una manera radical, haciendo que el nombre explique muy bien en qué consisten. Porque aunque se pueden crear productos malos con buenos nombres y productos buenos con malos nombres (lo segundo es lo más perdonable) lo ideal es lo que hacemos en Pont Grup: encontrar buenos nombres a productos que son gloria bendita.

  • “Cambio de aceite anual gratuito”.
  • “Cobertura de pinchazos”.
  • “Cobertura en caso de pérdida de llaves”.

¿No es fantástico cuando las cosas responden a su nombre?

Es casi triste, porque hemos dejado pasar mucho tiempo sin proponer una aclaración, y una mentira se han ido superponiendo sobre otra mentira, y ahora todo parece una mentira. Un buen nombre, a veces lo es todo. Eso lo aprendí en un capítulo de Los Simpson en el que Homer se lo cambia por el de “Max Power” que había visto en un secador y se convirtió en un hombre de éxito.

Hommer Simpson
Homer Simpson es un personaje ficticio protagonista de la serie de televisión de dibujos animados Los Simpson.

Homer no es Max ni Power y eventualmente su estrategia fracasa, que es lo que ocurre con los nombres engañosos y prueba mi tesis de manera categórica. Todo lo que aparece en Los Simpson es la verdad absoluta.

Thomas Edward Lawrence (Lawrence de Arabia) tuvo siete motocicletas, y a todas ellas las llamó George, en honor a su amigo George Bernard Shaw. Con George VII sufrió un accidente y se mató. Supongo que es importante no confundir una moto con un amigo tuyo, un buen amigo no te mata, y si lo hace, te mata de frente, no por accidente.

Siempre es mejor que las desgracias no nos pillen solos e, idealmente, nos pillen acompañados de un buen seguro y si además tiene coberturas que podamos entender, mejor. Porque no tenerlo sería, como se dice en los anuncios de yogur, un tránsito intestinal.

 

 

¿Qué te ha parecido este artículo sobre cómo llamar a las cosas que aún no tienen nombre ?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (35 votos, promedio: 4,94 de 5)
Cargando…
Club Pont Grup Magazine

Club Pont Grup Magazine


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Sobre nosotros

El mundo no estaba esperando una nueva revista de motos, por eso ésta no es una revista de motos. Es una revista en la que la gente escribe sobre cosas que les parecen interesantes, eso si, con las motos como hilo conductor. El resultado: apasionante y desconcertante a partes iguales, porque uno empieza a leerla pensando que va a leer artículos sobre motos y la mayoría de las veces acaba enganchado a algo interesantísimo sobre cualquier otra cosa.


Escríbenos

Llámanos


Newsletter